News
Domingo de Pascua: Nuestra Ruptura Restaurada

21 de abril de 2019 – por Monseñor Mark J. Seitz

DESTROZADOS, APLASTADOS, ROTOS… Todas nuestras suposiciones, nuestros prejuicios, nuestras confusiones y desesperanzas, todos nuestros pecados dispersos por el suelo. Esparcidos como si una ametralladora hubiese explotado afuera de una tumba vacía.

Justo cuando creíamos que la vida se había terminado y que la maldad del mundo había consumido a su Creador… Justo cuando parecía que la dureza del corazón humano se imponía sobre la misericordia, la compasión y el perdón… En medio de la noche oscura del dolor, el Amor surgió y conquistó. La debilidad humana es sanada desde dentro.

Aquí, en la frontera entre Texas y Méjico, en un lugar llamado “El Paso”, día a día somos testigos locales del conflicto entre el amor y el odio, entre la solidaridad y la división, entre el acompañamiento y la soledad, entre la vida y la muerte.

Familias desplazadas huyen hacia nuestra frontera, escapando del caos producido por el perverso nexo entre pandillas de narcotraficantes y gobiernos corruptos. Así se embarcan en un viaje repleto de amenazas que les acompañan por todo Méjico. También se convierten en víctimas de abusos por parte de aquellos responsables de la seguridad de la frontera en los Estados Unidos. Uno podría claramente asumir que ellos, quienes son tratados como los desechos del mundo, llegan a nuestros hogares de acogida totalmente desolados y desesperanzados.

Pero no es el caso. Bajan de los buses del Departamento de Seguridad Interior (“Homeland Security”) con cautela, pero sin dejar de tener esperanza. Nosotros, los voluntarios, los ayudamos, pero su Fe es la que nos alienta. Nos piden que oremos y nos enseñan a hacerlo con confianza. Es esa confianza la que les permite continuar su largo camino.

Sí… pareciera que la depravación humana (la nuestra y la de los demás) es la que nos destroza. Pero al final, unidos a nuestros pobres hermanos y hermanas migrantes, damos testimonio: Cristo ha Resucitado, el pecado y la muerte han sido destruidos ¡Aleluya!

Monseñor Mark J. Seitz es Obispo desde el 2013 de la Diócesis de El Paso. En el año 2017 publicó su Carta Pastoral titulada “La Pena y la Aflicción Terminarán: Carta Pastoral sobre Migración para el Pueblo de Dios en la Diócesis de El Paso”.





Recent News

The Office of Ignatian Spirituality (OIS) is seeking a competent and creative Communications Associate who will be responsible for implementing the communications strategy of OIS.

The Office of Ignatian Spirituality (OIS) is seeking a competent and creative pastoral minister to assist the Director of Hispanic Ministries with the implementation and coordination of the newly created Hispanic Ignatian Communities.

May 10, 2019 — On May 7, Jean Vanier, the founder of L'Arche, passed away in Paris. He touched the heart of many, including several Canadian Jesuits.

May 7, 2019 – In his most recent monthly prayer video, Pope Francis spoke on his May intention: The Church in Africa. "Let us pray this month that the Church in Africa, through the commitment of its members, may be the seed of unity among her peoples and a sign of hope for this continent."

12 de Abril de 2019 — Este año celebré mi cumpleaños el mismo día que Silvia*, una mujer hospedada en nuestro hogar de acogida en Nogales, Sonora, Méjico. Cuando llegué al hogar, las paredes y las ventanas estaban adornadas con globos, pancartas y decoraciones. La Hermana Alicia, directora del hogar, distribuyó botellas de coca cola y un gran pastel de chocolate para compartir. Junto con las otras mujeres y niños, y también con un grupo que nos visitaba desde California, cantamos, nos reímos, jugamos y nos dimos abrazos de cumpleaños.

7 de abril de 2019 – El texto del Evangelio de hoy es tradicionalmente conocido como el de “la mujer adúltera”. Sin embargo, me llama la atención la parte del texto donde dice que pusieron a esta mujer de pie ante Él. El grupo de hombres la obligó a ponerse en medio de la turba enfurecida que quería matarla. No les era suficiente someterla a una ejecución que supusiera el mayor dolor posible. Además querían avergonzarla y ponerla como un claro ejemplo de alguien que viola los derechos, propiedad de los hombres, que es como se definía el adulterio en esos tiempos. Eso también explica por qué ella fue la única merecedora del castigo, aún sabiendo que se necesitan de dos personas para cometer el adulterio.

31 de marzo de 2019 — Esa es la pregunta que muchos padres me han hecho cuando se han dado cuenta que deben encontrar un lugar más seguro para sus hijos, aún cuando esto signifique dejar sus hogares.

view all news

Search news


Ignatius House Retreat Center
For more than 50 years, the Ignatius House Retreat Center has been open to individuals of all faiths seeking a closer relationship with God.