News
Tercer Domingo de Cuaresma

24 de marzo de 2019 – por P. Rafael García S.J. 

La vida y nuestra fe están llenas de misterios y aparentes contradicciones. Uno de esos misterios es cómo Dios transforma la desolación y el pecado en fortaleza interior. 

Moisés es la personificación de esto. El gran héroe de los israelitas y el líder del éxodo era un hombre completamente desolado (ver, por ejemplo, los capítulos 2-4 del Libro del Éxodo, incluyendo la primera lectura del día de hoy). Fue testigo de cómo su hermano hebreo fue abusado por un egipcio y decidió matarlo. Cuando fue descubierto, huyó a un país extranjero. Tiempo después, mientras estaba cuidando sus ovejas, Dios se le reveló en el misterio de la zarza ardiente y lo convirtió en líder de la liberación de los israelitas. Dios, en la búsqueda de la justicia, utilizó la violencia y el pecado de Moisés para reformarlo y darle un nuevo propósito. 

Moisés siempre daba excusas y se resistía al llamado, pero Dios perseveró y Moisés aceptó. El confió y aprendió de su nuevo y difícil camino sirviendo como instrumento de Dios para la liberación de su pueblo. 

Un estudiante de la universidad “Spring Hill College (Alabama)” que participó en nuestro programa “Proyecto Encuentro”, compartió su experiencia de servicio a las familias que buscaban asilo en el hogar “Loreto-Nazareth” y comentó muy sabiamente: “es desconcertante que en medio de tanto sufrimiento uno experimente tanta compasión y generosidad. ¡Un misterio! Los asilados, en medio de su dolor pueden convertirse en fuente de fortaleza para nuestra nación.” 

Cuando yo era joven, anhelaba eliminar mis heridas y dolores para así hacerme más fuerte. La vida me permitió comprender que misteriosamente esas heridas pueden convertirse por la Gracia de Dios en mis fortalezas. ¿No nos pasa a todos lo mismo? 

Es sabio admitir nuestras debilidades y el amor transformador de Dios en nuestras vidas. Podemos mirar con esperanza y gratitud hacia el pasado. Le funcionó a Moisés, María Magdalena, la Mujer Samaritana, Pedro, Pablo, Ignacio y a muchos otros. 

El P. Rafael García S.J., miembro de la Provincia del Centro y del Sur de los jesuitas, entró al noviciado en 1983 y fue ordenado en 1993. Nació en La Habana, Cuba, y creció y estudió en Miami, donde ejerció como arquitecto antes de sentir el llamado al sacerdocio. Ha sido párroco en la Parroquia Sagrado Corazón de El Paso TX por 13 años; en la Parroquia Inmaculada Concepción de Alburquerque NM por cinco años y medio; y en la Parroquia San Francisco Javier de Kansas City por dos años y medio. En la actualidad vive en El Paso, donde ayuda en la parroquia jesuita Sagrado Corazón. Trabaja con migrantes y refugiados en centros de detención y también en el “Proyecto Encuentro”.





Recent News

21 de abril de 2019 – DESTROZADOS, APLASTADOS, ROTOS… Todas nuestras suposiciones, nuestros prejuicios, nuestras confusiones y desesperanzas, todos nuestros pecados dispersos por el suelo. Esparcidos como si una ametralladora hubiese explotado afuera de una tumba vacía.

12 de Abril de 2019 — Este año celebré mi cumpleaños el mismo día que Silvia*, una mujer hospedada en nuestro hogar de acogida en Nogales, Sonora, Méjico. Cuando llegué al hogar, las paredes y las ventanas estaban adornadas con globos, pancartas y decoraciones. La Hermana Alicia, directora del hogar, distribuyó botellas de coca cola y un gran pastel de chocolate para compartir. Junto con las otras mujeres y niños, y también con un grupo que nos visitaba desde California, cantamos, nos reímos, jugamos y nos dimos abrazos de cumpleaños.

7 de abril de 2019 – El texto del Evangelio de hoy es tradicionalmente conocido como el de “la mujer adúltera”. Sin embargo, me llama la atención la parte del texto donde dice que pusieron a esta mujer de pie ante Él. El grupo de hombres la obligó a ponerse en medio de la turba enfurecida que quería matarla. No les era suficiente someterla a una ejecución que supusiera el mayor dolor posible. Además querían avergonzarla y ponerla como un claro ejemplo de alguien que viola los derechos, propiedad de los hombres, que es como se definía el adulterio en esos tiempos. Eso también explica por qué ella fue la única merecedora del castigo, aún sabiendo que se necesitan de dos personas para cometer el adulterio.

31 de marzo de 2019 — Esa es la pregunta que muchos padres me han hecho cuando se han dado cuenta que deben encontrar un lugar más seguro para sus hijos, aún cuando esto signifique dejar sus hogares.

Our Spring 2019 workshop for spiritual directors begins at 9:00 AM EDT on Saturday, March 30. Click here to watch this workshop live.

17 de marzo de 2019 – La historia de la Transfiguración es ilustrada muchas veces como la experiencia de subir a una montaña. Jesús necesitando descansar, se retira a un lugar elevado y allí se transfigura y se vuelve radiante en gloria divina recibiendo la motivación para su ministerio. Inspirado, Jesús baja de la montaña y vuelve a encontrarse con aquellos a quienes él sirve. Hay mucho que reflexionar en torno a este texto.

10 de marzo de 2019 – Sus lagrimas me conmueven, es una muchacha joven, mi alumna, y trágicamente no es la única. Sus palabras son pocas al primer momento, pero después se vuelven un torrente de dolor. Ella ha cargado esta vergüenza por mucho tiempo, y hablar del abuso del que fue victima en su niñez es algo que le da pavor. Pero se llena de valor y por fin confía en mi.

view all news

Search news


Jesuit Center for Spiritual Growth
The Jesuit Center in Wernersville, Penn., is a place of natural beauty, welcoming quiet and spiritual sustenance for those who seek peace within.